Nuestra historia comienza en 1995, cuando dos familias amigas se unieron en un proyecto común: hacer chocolates en el medio del bosque y cerca del mar. El lugar elegido para desarrollarnos fue Mar de las Pampas.

La tranquilidad absoluta de aquella época nos inspiró para construir en ese pequeño paraíso una casa de chocolates. Con ese objetivo comenzamos cursos en Buenos Aires y, por supuesto, viajamos al sur para experimentar la elaboración del chocolate artesanal, típico de esa región. Con muchas ganas comenzamos en la temporada de 1995 con La Pinocha.

Fue un gran desafío. Mar de las Pampas era en ese entonces un bosque con solo algunas casitas de verano y un camino por donde transitaban los que iban al faro o a las playas más alejadas. La soledad del lugar, el olor penetrante de los pinos y el suelo tapizado de pinochas nos inspiró para recrear antiguas recetas y probar nuevas. El producto gustó y los que nos conocieron en aquella época nos recomendaron. Así llegamos a transformarnos en lo que somos hoy, una referencia dulce no solo en Mar de las Pampas sino en toda la costa atlántica.

La Pinocha Chocolates creció -abrimos sucursales en distintos puntos del país- pero nunca perdimos la esencia. Todos nuestros productos se siguen realizando en forma artesanal, con un libro de recetas propio que incluye entre sus ingredientes el mismo amor y dedicación con la que nos iniciamos en este emprendimiento.

Historia

Historia

Historia